Santa Cristina es un lugar privilegiado en el corazón del Pirineo para los que buscan placeres y experiencias únicos.

Un lugar pensado para que el viajero sienta la tranquilidad y serenidad que da la naturaleza.

Entre Canfranc y Candanchú, Pirineo aragonés, Huesca, a la vera del río Aragón, en el Camino de Santiago, comunicado con Francia a través del Parque Nacional de los Pirineos, junto a las estaciones de esquí de Candanchú-Astún y Le Somport, y a pocos kilómetros de Jaca… 

...un hotel de montaña pensado para disfrutar de la naturaleza.

Las habitaciones del Hotel Santa Cristina tienen bonitas vistas a las montañas y paisajes que nos rodean. Todas ellas tienen TV, aire acondicionado y caja fuerte. WiFi gratuito en las zonas comunes y gimnasio de acceso gratuito.

El Petit Spa de Santa Cristina es una área de pago que incluye bañera de hidromasaje, baño de vapor, sauna y piscina cubierta climatizada.

El restaurante El Boj ofrece cocina natural de temporada con especial atención al producto de Pirineo y aragonés con un toque actual, buena selección de vinos, recetas vegetarianas y vistas al bosque de boj y montañas desde nuestra terraza panorámica.

 

 

Gimnasio con máquinas de ejercicios cardiovasculares de acceso gratuito.

Aparcamiento público exterior gratuito frente al hotel.

Bar-cafetería y la mejor terraza panorámica del valle.

Salas de estar, billar y futbolín.

 

Si buscas un lugar para tus reuniones, presentaciones, jornadas de trabajo o convenciones, Santa Cristina es el lugar perfecto para tomar decisiones desde la calma y serenidad que proporciona la ubicación en plena naturaleza.

Le ofrecemos un servicio de restauración personalizado, sólo díganos lo que necesita. Galería de fotos.

Solicite información en comercial@santacristina.es

 

 

El edificio de montaña que hoy alberga al Hotel Santa Cristina fue construido a finales del siglo XIX como Aduana del Cuerpo de Carabineros, a 1.300 metros de altitud y a 5 Km. del Col de Somport, paso fronterizo a Francia por el Pirineo aragonés. 

 

 

 

 


El nombre de Santa Cristina viene del antiguo monasterio de Santa Cristina de Somport del siglo XI, cuyas ruinas están a 4 Km. del hotel, en Candanchú. Este monasterio llegó a ser uno de los tres hospitales-albergues de peregrinos más importantes de la cristiandad y atendía a los peregrinos del Camino de Santiago que llegaban de Oloron (Francia).

 

El edificio se transformó en hotel en 1991 y en 2006 se realizó una reforma integral de instalaciones, servicios y equipamientos que incorporó el Petit Spa, el restaurante El Boj, la terraza y mirador y la decoración única de Vicente García Plana. El proyecto estuvo dirigido por el arquitecto Ignacio Arzubialde.

;